Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Avisamos: este artículo es conspiranoico, y debe ser tratado con la misma seriedad que las teorías que aseveran las muertes reales en Holocausto caníbal, la maldición oriental que acabó con el hijo de Bruce Lee o la leyenda urbana en torno al Oscar de Marisa Tomei.

A primera vista diríase que Pablo Berger es un hombre afortunado. Con su Blancanieves ha arrasado en categorías grandes y pequeñas de los Goya (incluso en las más sospechosas), con merecidos premios para sus estupendas actrices (en especial a Maribel Verdú, pese a que muchos estuvieran más pendientes de su vestido) y con el ansiado galardón a Mejor Película Española del Año.

¿Por qué, pues, no ha pasado el filtro de la Academia de Hollywood como firme candidata al Oscar al Mejor Largometraje de Habla No Inglesa? Muchos no han tardado en poner de relieve las similitudes de la cinta de Berger con la anterior multipremiada cinta en Estados Unidos, The Artist. La arriesgada propuesta de un filme de corte mudo, clásico; en plena era del 3D y las revoluciones digitales en imagen y sonido era demasiado equiparable con el personalísimo proyecto del director vasco.

Pero… ¿y si el problema no fuera que Hollywood sospechara de una maniobra astuta para conseguir su gran premio por parte de Pablo Berger? ¿Y si estaban avergonzados, no por temor de un posible plagio, sino precisamente por el caso contrario?

En definitiva, ¿y si hubiera sido Hollywood quien, en su día, plagió a un semidesconocido director llamado Pablo Berger?

¿Hacemos un Torremolinos?

En 2008, Kevin Smith dirigió una película extrañamente alejada de su cine más habitual (de la imprescindible Clerks a la insuperable Dogma). Se titulaba ¿Hacemos una porno?, y constituía una suerte de comedia romántica gamberra protagonizada por Seth Rogen y Elizabeth Banks.

En el mismo orden de cosas, cinco años antes Berger firmaba su ópera prima en la gran pantalla, Torremolinos 73, una comedia dramática costumbrista que contaba con un gran elenco de actores españoles, entre los que destacaban Javier Cámara y Candela Peña en los papeles principales.

Parecen diferentes, ¿verdad? Sin embargo, nosotros trataremos de sostener a lo largo de este artículo que estas casi antitéticas películas… son exactamente la misma.

Empezaremos por el principio. Al comienzo de la trama de Torremolinos 73, tenemos a Alfredo (Javier Cámara) y a Carmen (Candela Peña, otra premiada en estos Goya), una pareja que malvive acuciada por las dificultades económicas…

alfredo y carmen

… al igual que Zack (Seth Rogen) y Miri (Elizabeth Banks), dos amigos (no pareja, ese será el fin de la película y uno de los escasos puntos discordantes con Torremolinos 73) que se enfrentan a continuos cortes de luz y agua dado el abundante número de facturas impagadas.

zack y miri

En ambas películas, la idea para salir adelante será sencilla: rodar un vídeo casero en el que la pareja aparezca haciendo el amor y conseguir lucrarse en el mercado pornógrafico. En el film de Berger, Alfredo tratará de convencer a su mujer Carmen después de haber sido persuadido por su jefe (Juan Diego)…

juan diego

… mientras que en la comedia de 2008, Seth Rogen tratará de convencer a Elizabeth Banks, después de haber sido persuadido por el novio de un antiguo compañero del instituto (Justin Long).

justin long

También las dos películas cuentan con un mismo personaje: el compañero de trabajo del protagonista, cuya incursión en el porno es o bien tímida o bien tangencialmente distinta. Es el caso de Fernando Tejero, que en Torremolinos 73 se dedica al bestialismo…

fernando tejero

… mientras que Craig Robertson es Delaney en ¿Hacemos una porno?, trabajador junto a Seth Rogen en la oficina de correo que se dedicará a ser director de casting para la gran película de los protagonistas, además de actor y cámara ocasional.

colega zack y miri

Porque, sí, el gran proyecto de ambas parejas será hacer una gran película… pero no sin antes labrarse cierta fama en los círculos X. Los primeros vídeos caseros de Carmen y Alfredo convertirán a la mujer en una estrella en el mercado de cine adulto nórdico, y llegará a ser reconocida por todas partes…

carmen reconocida

… poco más o menos la celebridad que alcanza Miri, cuando dos niños pervertidos la graban enfundada en “bragas de abuela” y lo suben a YouTube, hecho que también propicia que sea reconocida por todas partes.

miri en youtube

Por fin, ha llegado el momento de rodar la gran película. ¿Y qué mejor para los directores a la hora de demostrar su cinefilia (y su sentido del humor) que acudir a un clásico del séptimo arte y rodar su descabellada versión porno? Así, Alfredo dirigirá una versión X de El séptimo sello, protagonizada por Carmen

Comparativa entre la imagen de ‘El séptimo sello’ (izqda) y ‘Torremolinos 73’, cortesía del blog de Pere Koniec

… mientras que Zack rodará ‘La guarra de las galaxias’, una clara parodia hard-core de Star Wars, protagonizada por Miri.

la guarra de las calaias

Sin embargo, surge el conflicto en ambos casos cuando la mujer tiene que rodar su escena de sexo con otro miembro del reparto, que provocará la ira del protagonista y su decidido abandono de la casera producción. En Torremolinos 73, el interfecto será Mads Mikkelsen, más conocido por interpretar al villano Le Chiffre en Casino Royale

… y en ¿Hacemos una porno? el papel recae en Jason Mewes, el habitual partenaire de Kevin Smith en sus comedias que incluyen a los personajes de Jay y Bob el Silencioso.

jason mewes

Por último, pese a ciertas reticencias, ambas películas terminan con la pareja de nuevo unida y reconciliada; si bien Alfredo acepta que su mujer se acueste con la estrella (la moral de Hollywood lima bastante este aspecto, e impide que ambos personajes sean “infieles” a su amor). De hecho, Torremolinos 73 termina con una escena en los créditos, a modo de epílogo, como contando Qué-Fue-De-Ellos…

final torremolinos

… mientras que los chicos de ¿Hacemos una porno?… oh, bueno… ellos también.

final zack miri

Anuncios